Es inevitable. Después de tantos meses abrigados entre capas y capas, como si fuésemos cebollas, en cuanto sube un poco el mercurio y sale el primer rayo de Sol, nos quedamos en tirantes para coger un poquito de color. Y en vez de eso… ¡nos quemamos!

Una sensación horrible. Pues no se trata solo de los días malos que pasamos viendo las estrellas cada vez que nos ponemos una camiseta, o viendo cómo se nos va pelando la cara como si fuésemos lagartos… Uno de los mayores problemas de quemarse con el Sol, y en el que casi no pensamos cuando lo hacemos, es que nuestra piel tiene memoria. Y cada vez que nos pasamos de Rayos UVA podemos estar cambiando las células de nuestra piel, lo que nos puede acarrear serios problemas en un futuro.

Por eso es imprescindible protegernos bien del Sol, y para eso hemos de tener una cosa muy clara. No todas las pieles son iguales ante los Rayos UVA, por eso no todas las cremas solares valen a la hora de tumbarse en la toalla para poder lucir bronceado.

Así que te invitamos a hacer un pequeño test para ver cuál es tu fototipo de piel, para que sepas cuál es el factor mínimo que debe tener tu protector solar, y así cuidar mejor tu piel. Para que el Sol que más brille seas tú.


HAZ EL TEST Y DESCUBRE CUÁL ES TU FOTOTIPO DE PIEL

1-¿Cuál es color de tus ojos?

2- ¿Cuál es el color natural de tu pelo?

3- ¿Cuál es el color de tu piel en las áreas no expuestas al sol?

4- ¿Qué pasa cuando estás bajo el sol durante un largo tiempo?

5- ¿Cuánto te bronceas?

6- ¿Tu piel coge color al exponerte al sol aunque sea por poco tiempo?

Descubre tu fototipo de piel y conoce la protección que necesitas
FOTOTIPO I
Piel muy clara tirando a “lechosa”, normalmente con pecas y ojos claros… Mejor ve por la sombra. Una piel más acostumbrada a quemarse que a broncearse. Por eso mismo te recomendamos usar siempre un factor 50 como mínimo. Para la cara: Le-Tout Facial Sun Protect SPF 50+ Para dejar atrás las arrugas y manchas solares, no permitas que la radiación solar envejezca tu piel y cuídala con el aceite de argán que contiene nuestro protector, nutriendo y reparando la piel para que disfrutes cada minuto de Sol. Para el cuerpo: Le-Tout Sun Protect SPF 50 Algo así como un eclipse total en tu piel. Hazte ahora con este spray de rápida aplicación, ganando así tiempo y protección al mismo tiempo. *¿Y luego? ¡Aftersun! Sigue cuidando tu bronceado una vez se pone el sol con el AFTERSUN de Le-Tout. Haz que tu piel recupere la calma fracias al aloe vera y su extracto de manzanilla, evitando las rojeces y prolongando ese bronceado que tanto te ha costado conseguir.
FOTOTIPO II
Estas personas tienen una piel clara, con o sin pecas, pelo claro o castaño y generalmente tienen los ojos claros. Son susceptibles a quemaduras severas y no están muy bronceadas. Aplicar protector solar varias veces al día, con factor más de 50 para cara y cuerpo.
FOTOTIPO III
Los miembros de este tipo de piel tienen piel clara con o sin pecas, pelo claro o castaño y los ojos pueden ser claros o marrones. Están sujetos a quemaduras moderadas y disfrutan de un bronceado progresivo. Se requiere protección solar 50 para la cara y 30 para el cuerpo.
FOTOTIPO IV
La piel comienza a ser oliva, ya bronceada, el cabello es marrón o negro y los ojos adquieren colores oscuros. Las personas con este tipo fototipo son los afortunados que rara vez se queman y siempre se broncean, pero también necesitan protección solar, especialmente al comienzo de la temporada, comenzando con más de 30 y luego se reduce sin abandonar.
FOTOTIPO V
Tienes piel, cabello y ojos oscuros. Qué decir, no te quemas casi nunca y siempre te pones muy bronceado. Esta fortuna sin embargo no te ahorra la crema con protector solar. También corres el riesgo de sufrir un envejecimiento prematuro de la piel por los rayos del sol, así que evita exponerte al sol sin protección de todos modos. Como mínimo tendrías que aplicar un factor 20.

Share your Results: